Las tres tendencias que están marcando el sector de la alimentación | Investigación

Las tres tendencias que están marcando el sector de la alimentación | Investigación


Cada vez más personas consideran cuidadosamente lo que comen y tienen más en cuenta la información sobre los alimentos. Hay acceso ilimitado a datos sobre los alimentos y sus ingredientes. La aparición de aplicaciones como Yuca, El Coco o MyRealfood hacen que esas búsquedas se puedan satisfacer a golpe de clic. La mayor parte de los individuos se preocupan por comer bien por salud, pero también por estética. Los indicadores de este cambio son varios, pero el informe de Punta de Fuga destaca uno:  el aumento del consumo de fruta fresca que según el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación ha pasado de tener una penetración en los hogares españoles del 89,18% al 95,01% en 2019 (último año disponible).

Los consumidores intentan reducir los nutrientes “malos”, como el azúcar, la sal o los carbohidratos, y aumentar los nutrientes “buenos”. Una dieta equilibrada también significa que los consumidores se inclinan cada vez más por la versión “normal” de un producto con toda su grasa, pero a la vez consumen menos cantidad. En este sentido, los datos del ministerio indican que si en 2008, las leches enriquecidas tenían una penetración en los hogares del 33,35% en 2019 esta pasaba al 22,35%. Mientras que la leche entera va ganando penetración, la desnatada la va perdiendo.

Los productos free from también continúan su historia de éxito gracias a la creencia de que los productos “sin” son mejores. Esto incluye productos sin lactosa, sin gluten, sin alérgenos… De hecho, en los últimos años la penetración de la leche sin lactosa ha crecido en más de dos puntos porcentuales. En otras áreas el interés por productos libres de OMG (organismos genéticamente modificados, sean transgénicos o no) también desempeñan un papel relevante.

Las marcas se adaptan, incluso las de categorías tradicionalmente más estáticas. En los últimos meses hemos vivido el nacimiento de una nueva categoría de bebidas alcohólicas con la llegada de versiones low alcohol. Tanto por decisión personal como grupal, el consumidor busca un consumo más controlado, en línea con la tendencia healthy y natural. Pernod Ricard apostaba por la categoría low alcohol con el lanzamiento de dos nuevas referencias: Beefeater Light y Ballantine’s Light. Ambas llegaban con un mensaje muy claro: “todo el sabor, pero la mitad de alcohol”. Con el cambio de graduación se amplían las opciones para las marcas ya que la legislación les permite hacer campañas de publicidad. De hecho, Beefeater ya ha hecho su primera campaña de publicidad en televisión, añadiendo al mensaje anterior que además Beefeater Light tiene la mitad de calorías. Un paso más allá ha sido el lanzamiento por parte de Diageo de Tanqueray 0.0%, la nueva versión llegaba al mercado con su sabor de siempre, pero siendo una ginebra sin alcohol.

“Alimentación”, “nutrición”, “cocina”, “recetas”, “saludable”, “foodies” o “realfood” son algunos de los temas más buscados y seguidos en redes sociales, lo que ha hecho que chefs con más o menos enjundia se conviertan en personajes mediáticos. Pero también cuentas como Realfooding con más de 1,5 millones de seguidores son seguidas por consumidores ávidos de ideas para sus menús.

Segmentación de los consumidores

La relación entre los consumidores y los alimentos está cambiando y tornándose más fluida. Buscan productos que se adapten a su modus vivendi. El paradigma de la alimentación se cimenta en elementos como la salud, la relación calidad precio o las experiencias.
Los fabricantes adaptan sus porfolios a la hipersegmentación, tanto de los consumidores como de las ocasiones de consumo.
La gente tiene poco tiempo, vive on the go y sus hábitos alimenticios son más fluidos. La respuesta de los fabricantes: envases más pequeños y portátiles, con oferta que abarca desde lo indulgente a lo healthy.

Aunque el crecimiento de la alimentación sana sigue acelerándose, en ocasiones los consumidores necesitan darse un respiro: un capricho. La naturaleza de los caprichos está cambiando, el crecimiento en valor supera al crecimiento en volumen. Los consumidores se dan caprichos con menos frecuencia, pero con productos de mayor calidad o “más beneficiosos para la salud“.

Se crean productos pensados específicamente para satisfacer las necesidades nutricionales, o los caprichos de los targets más adultos… pero también de los más jóvenes. Como el reciente lanzamiento de la pasta del mar, una revolución conceptual para que los niños coman pescado de formas muy variadas: desde pasta o pizza hasta lomo o muslos de pollo hechos a partir de pescado.

El mercado se polariza entre la oferta premium y la relevancia de la marca de distribución. El value for money sigue creciendo en España. La cuota del mercado de la gran distribución sigue liderada por Mercadona y crecen las ventas de hard discount como el grupo Dia y Lidl. Por otro lado, la oferta premium se multiplica, con propuestas en ocasiones avaladas por chefs con estrellas Michelin. El cocinero Dabiz Muñoz lanzó con el Corte Inglés una colección de 10 salsas basadas en el universo creativo de XO, el mismo que mueve el restaurante DiverXO y StreetXO. 
La búsqueda de sensaciones ha alcanzado a la alimentación, la comida es cada vez más una experiencia sensorial. Se buscan nuevos sabores o fusiones, pero también se crean nuevos rituales de consumo. Se va más allá combinando productos y sabores a priori antagónicos en una búsqueda de romper moldes y salirse de lo convencional: Donuts con un toque picante o turrón de patatas fritas.

La búsqueda de lo saludable es la búsqueda de ingredientes

La fuerte demanda de los consumidores de ingredientes naturales y productos con etiquetas limpias, así como la creciente presión de las normativas, provoca que los fabricantes reformulen sus porfolios. Aparecen ingredientes nuevos, pero también se recuperan ingredientes antiguos que seguirán siendo clave en el futuro de la alimentación y la nutrición. Por otro lado, también crece la alimentación a base de plantas o de proteínas alternativas.

Las legumbres vuelven a estar de moda. Junto con el papel higiénico, judías, garbanzos y lentejas fueron de los primeros productos en tener roturas de stock en tiempos de confinamiento. Pero se reinterpretan con el aporte de superalimentos que enriquecen a lentejas o garbanzos con quinoa, chia o kale.

Crece la gama de alternativas a no lácteas a la leche, al yogur y a otros productos originalmente lácteos. Las alternativas utilizan la soja, la almendra y el coco como sustitutos principales. El valor de las ventas de bebidas vegetales creció en España un 48% en los últimos dos años. 
El laboratorio es la penúltima frontera ya que como alternativa a la ineficiente producción de carne convencional se explora la carne sintética. De momento, las alternativas vegetales a la carne se buscan por salud o sostenibilidad. La startup barcelonesa Heura, referente en España en la fabricación de carne de origen vegetal, cerró el año 2020 con una facturación de 8 millones de euros, lo que supone el triple que el año anterior.
El futuro también está en los insectos comestibles. En mayo de 2021, la UE aprobó los primeros insectos aptos para la alimentación humana: se trata de los gusanos amarillos, que son las larvas de los denominados escarabajos de la harina.

El insecto Tenebrio Molitor es una de las tipologías aptas para la alimentación humana
El insecto Tenebrio Molitor es una de las tipologías aptas para la alimentación humana



Post Original

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.