La salud mental y la gestión emocional en entornos creativos | Marcas

La salud mental y la gestión emocional en entornos creativos | Marcas


A los perfiles creativos se les hace creer que el precio a pagar por la genialidad es el sufrimiento, romantizamos la vida de figuras como Bukowsky, Amy Winehouse o Don Draper. Los malos hábitos, la autodestrucción, la inestabilidad emocional, la insatisfacción vital… Todo aquel que aspira a tener una carrera creativa de éxito sigue identificándose con el clásico arquetipo de “artista torturado”, porque si eres estable y feliz, es que no te estás esforzando lo suficiente.  

Esto nos deja ver, por un lado, el importante papel que tienen la salud mental y la gestión emocional en el trabajo creativo y, por el otro, lo complicada que es la gestión de personas en la industria creativa.  

Frente a este panorama, las organizaciones creativas tienen la oportunidad de ser pioneras en este paradigma de empresas conscientes, a la vez que se suman a una tendencia global (La misma Oprah lo avala con el próximo estreno del documental sobre salud mental “The me you can’t see” que produce junto al príncipe Harry). Ya lo vemos por ejemplo, en UK, donde agencias como Wieden+Kennedy o DDB (Adam&Eve) ponen terapeutas y coaches al servicio de sus equipos. 

¿Qué tienen que tener en cuenta las organizaciones creativas a la hora de desarrollar un espíritu creativo saludable? 

Las ideas y los problemas salen del mismo sitio 

La cabeza es la herramienta de trabajo del creativo y aunque hay técnicas para impedir que los problemas influyan en la productividad, cuando no hay una correcta gestión de los conflictos internos la energía mental se enfoca en los problemas y por lo tanto la creatividad se ve penalizada. Mientras que “dar un paseo” o tener una mesa de ping pong son modos superficiales de atajar los bloqueos creativos, trabajarlos desde la gestión mental y emocional tiene un impacto más profundo y a largo plazo. 

La importancia de la motivación en la creatividad de alto rendimiento  

No podemos hablar de creatividad en organizaciones sin hablar de alto rendimiento. Adaptar la pulsión creativa a un entorno de presión – en el que se prioriza la productividad y la eficiencia – tiene un coste energético que solo se puede compensar con un alto nivel de motivación y foco.  –

Gestionar un activo como la motivación no basta con “ofrecer zanahorias” o incentivos genéricos, requiere de invertir esfuerzos en escuchar y entender los diferentes factores movilizadores de los individuos. De ello habla Daniel H. Pink en su libro “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva” en el que explica como los motivadores internos que tienen que ver con la valoración, la identidad, la aceptación del grupo, entre otros… en muchas ocasiones tienen más éxito que recompensas externas o castigos. 

El ego creativo 

Mihaly Csikszentmihalyi, el autor de la Teoría del Fluir, dijo: “Los bloqueos creativos son más dolorosos porque su identidad está en juego”.  

Entender el trabajo como el modo de desarrollar la identidad hace que los perfiles creativos estén más expuestos a ciertos tipos de conflictos internos, como frustración, bloqueos, autoexigencia, el crítico interno, la gestión del tiempo… Por eso necesitan recursos específicos para gestionarlos y sacar el máximo de su potencial creativo. 

¿Eres una organización creativa y quieres integrar la gestión emocional en tu compañía?  

Aquí tienes algunas ideas: 

 

  • Desarrollar una Employer Experience que involucre al equipo en los valores de la compañía, a la vez que dé respuesta al desarrollo de las personas con un enfoque holístico. 
  • Incluir protocolos con los que responder de forma empática y apropiada a diferentes escenarios relacionados con la gestión de la salud mental. 
  • Formación en gestión emocional, mental y power skills
  • Apoyarse en profesionales como coaches y psicólogos, que asesoren, formen y ofrezcan espacios de desarrollo a los diferentes departamentos e individuos.  
  • Preparación de los líderes. Ser un buen especialista no es suficiente para inspirar y guiar a un equipo. Preparar a los líderes en coaching y competencias interpersonales.

 

Y es que la creatividad es un sueño de vida para muchos. No podemos dejar que esos profesionales que escogen este tipo de carreras se vean obligados a elegir entre su pasión y el bienestar, entre su vocación y su felicidad. La industria creativa necesita a profesionales con potencial y lxs profesionales necesitan escenarios que les ayuden a brillar.



Post Original

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.