Kellogg incorpora a su ‘packaging’ una tecnología desarrollada por una empresa española | Marcas

Kellogg incorpora a su ‘packaging’ una tecnología desarrollada por una empresa española | Marcas


La empresa NaviLens es española

En el mundo hay más de 250 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas. En España 1,5 millones de personas sufren algún tipo de discapacidad visual y alrededor de 70.000 personas presentan ceguera. Pensando en ellos, Kellogg ha incorporado una nueva tecnología o a sus paquetes de cereales para que sean accesibles a las personas ciegas y con discapacidad visual.

La información relevante que contienen los envases, como los detalles de los ingredientes y alérgenos, a menudo está impresa y resulta difícil de leer para las personas con discapacidad visual. Los nuevos paquetes permitirán, gracias a una aplicación móvil, detectar un código único en el paquete que reproducirá la información de etiquetado, haciéndolo más accesible.

La compañía ya está trabajando para que en 2022 todos sus envases de cereales en Europa incorporen esta tecnología. Para comenzar, se aplicará en los paquetes de Special K, que estarán disponibles en los supermercados el próximo mes de enero. Kellogg espera además que, al compartir su experiencia con otras marcas, exista la oportunidad de que los estantes de los establecimientos sean más accesibles para las personas con discapacidad visual y puedan así comprar de forma más independiente y acceder a información de una gran variedad de productos.

El lanzamiento se produce tras una prueba que tuvo lugar en 2020 en el Reino Unido con los cereales Choco Krispies de Kellogg. La evaluación de la prueba piloto, realizada por la organización benéfica británica Royal National Institute of Blind People (RNIB), mostró que al 97% de los participantes les gustaría que más envases de productos de alimentación fuesen más accesibles en el futuro.

A diferencia de otros tipos de códigos impresos, esta tecnología, desarrollada por la empresa española NaviLens en colaboración con la Universidad de Alicante, incluye cuadrados de colores de alto contraste sobre un fondo negro. Para acceder a él, los usuarios no necesitan saber exactamente dónde se encuentra. La tecnología[  permite que el teléfono móvil recoja el código del paquete desde una distancia de hasta tres metros cuando un comprador ciego o con discapacidad visual apunta con su dispositivo en la dirección de la caja de cereales, sin necesidad de enfocarlo directamente. El usuario puede optar por que se lea en voz alta la información sobre ingredientes, alérgenos y reciclaje, o leerla en su dispositivo utilizando herramientas de accesibilidad.

Esta tecnología ya está disponible actualmente en los sistemas de transporte de Barcelona, Madrid y Murcia, lo que favorece que las ciudades sean más fáciles de transitar para miles de ciudadanos con discapacidad visual, así como en museos y exposiciones. En el sector del gran consumo se introdujo en el Reino Unido por primera vez como parte de la mencionada prueba piloto de Kellogg.

Aura Botorog, vicepresidenta de Kellogg Europe, afirma que “más de 30 millones de personas en Europa viven con pérdida de visión y no pueden leer la información de nuestras cajas de cereales. Como empresa enfocada en la equidad, la diversidad y la inclusión, creemos que todos deberían poder acceder a información importante y útil sobre los alimentos que vendemos. Por eso, a partir del próximo año, incorporaremos nueva tecnología a todas nuestras cajas de cereales en Europa. Me enorgullece que Kellogg sea la primera empresa del mundo en utilizar NaviLens. Sabemos que es importante que todos los envases sean accesibles para la comunidad de personas con discapacidad visual, para que puedan hacer las compras más fáciles, por lo que compartiremos nuestra experiencia con otras marcas que quieran saber más sobre esta tecnología”.

 

 

Susana Entero, directora general de Kellogg Iberia, puntualiza que: “Este anuncio de Kellogg’s es un verdadero impulso dentro del diseño de los envases. Inicia una transformación significativa en la forma en que las grandes marcas pueden hacer más accesibles sus productos, siendo catalizadores del cambio. La información importante en la caja a menudo suele estar en letra pequeña, lo que dificulta o imposibilita la lectura para las personas con pérdida de visión. Cambios como este pueden proporcionar información vital, por primera vez, a las personas ciegas o con incapacidad visual, brindándoles la misma libertad, independencia y capacidad de elección que a las personas videntes. Diseñar el envase para que sea más funcional para todos tiene mucho sentido y esperamos que otras marcas sigan nuestro ejemplo para hacer que la información sea más accesible”.

 

Enhamed Enhamed, ex nadador y medallista olímpico, reconoce que: “Las personas que afrontamos este desafío agradecemos mucho el esfuerzo que realizan las marcas para crear un mundo más inclusivo. Nosotros nos encontramos con muchas barreras que dificultan nuestro día a día y este pequeño paso nos ayudará a ser más independientes a la hora de elegir los productos que más nos gustan por contar con toda la información”.



Post Original

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.